Eduardo ChirinosPeruWriting2013
Back
Tarde en el Lago Trasimeno

 

Aquí, donde tú y yo tomamos sol y nos

bañamos, hubo hace siglos una batalla

muy sangrienta. Aquí, donde los bañistas

se reponen de su jornada de trabajo y los

niños corretean desnudos sin que a nadie

le importe, pelearon y murieron cientos

de soldados por una causa que, la verdad,

ignoro. Hay una heladería muy buena

que se llama “Aníbal”, presumo entonces

que un lado fue cartaginés y el otro romano.

Pero Aníbal era cartaginés (y por lo tanto

el enemigo), ¿por qué el recuerdo de una

heladería? Nobleza italiana, supongo.

Frente a la costa hay dos islotes. En uno de

ellos (la guía no nos dice cuál) san Francisco

ayunó, rezó y conversó con el Señor y los

demonios. Aquí, donde hace siglos lucharon

y murieron cientos de soldados, Francisco se

desprendió de su sayal y nadó estilo mariposa

hasta el islote donde el Señor lo esperaba.

Aquí, donde tú y yo tomamos sol y nos

bañamos, hay un montón de historias. Y una

heladería muy buena que se llama “Aníbal”.